Los Pelayo, de vencer a la ruleta a convertirse en gurús del póker en línea

08 Septiembre 2017 | Ion Aragón Díaz

El segundo año de la década de los noventa estará tatuado por siempre en la memoria colectiva hispánica. COBI y Curro eran conocidos más allá de las fronteras de España. Un país que volvía a mirar de frente a Europa y al mundo. Se puede decir que despegaba, casi tanto como un padre de familia que, por aquel entonces, ideaba un método que acabó por convertirse en la “Kriptonita” de los casinos.

Fue justo cuando este madrileño empezó a ejecutar un "plan de asalto" que acabaría manteniendo en vilo a los gerentes de los casinos de todo el país. Un modus operandi lícito que le convertiría en una de las leyendas más espectaculares de la que el mundo de los juegos de azar ha sido testigo.

En los años sucesivos, observamos a Los Pelayo, su clan familiar, aplicar un método de juego completamente legal para poder ganar grandes cantidades de dinero en casinos de todo el país y después dar el salto al mundo entero. Aunque, claro, aún no existían los casinos online y su infranqueable sistema incluso hasta para Los Pelayo.

La historia

El año noventa y dos fue para España un gran año. Barcelona era la sede de los Juegos Olímpicos, mientras Sevilla acogía la Exposición Universal, con el lema "La era de los descubrimientos". Por su parte, en la familia de los Pelayo tuvo lugar otro descubrimiento más lucrativo. Sabemos que Gonzalo, el patriarca, había sido todo en la vida director de cine, locutor, presentador de televisión, productor musical y apoderado de toreros. También se había dedicado durante este tiempo a jugar al póker en los casinos de España y, sobre todo, ponerse frente a las mesas del juego de ruleta.

Su gran apuesta

Afición que le permitió darse cuenta de que Las ruletas no están fabricadas con la precisión que necesita el caos para ser el caos. Una diferencia milimétrica en los cajetines, una inclinación del círculo giratorio... todo influye para que un determinado número tenga una probabilidad, una brizna más alta que su contiguo. De este modo, con su familia, estudia las probabilidades de los números, uno a uno, mesa por mesa, casino a casino... Los datos de las tiradas luego se introducían en la base de datos de un ordenador en busca de anomalías, en busca del número de oro de cada ruleta.

Todos quedamos conmocionados con el éxito del sistema descubierto por Gonzalo, que reducía la disposición azarosa de la bolita en la ruleta. Si durante treinta y seis tiradas un número tiende a aparecer con mayor frecuencia de 1, la probabilidad de que exista algo físico en la mesa que produzca esta estadística, es alta. Este método implica un trabajo de observación largo, pero sus resultados abruman: doscientos cincuenta millones de las antiguas pesetas acabaron en los bolsillos de la familia García- Pelayo.

Se hicieron famosos y su entrada fue vetada de entrar a casinos de toda España, por lo que siguieron aplicando su método en casinos de Australia, Estados Unidos o Filipinas con igual éxito. En todos los casos la justicia falló a favor de la familia, puesto que no se encontró práctica ilegal alguna en sus métodos.

Hagan juego... ¿en la ruleta online?

Frente a un casino online la familia decide no apostar. Sabemos que no existen fallos en un sistema de algoritmos digital, y tras haber conseguido burlar a los casinos físicos, su enfrentamiento con una ruleta online tendría unas probabilidades más bajas de victoria. De ahí que decidan cambiar de registro y adentrarse en el estudio de otros juegos. Pero el mito alcanzado por sus hazañas ya había ocupado portadas e, incluso, trasladado al cine.

Póker online

Sin embargo, a finales de los noventa, se centran en su escuela online de póker, mediante la cual enseñan su técnica para triunfar en este juego con un notable éxito, pues está comprobado que quienes han recibido su formación llegan a ganarse la vida de forma profesional jugando al póker en el casino online. El truco; probabilidad, concentración y paciencia.

 

Vuelve a noticias