Poker

Competencias psicológicas para triunfar en el póker

19 Octubre 2017 | Ion Aragón Díaz

PokerCuando se entra en el mundo del póker es importante saber a qué se expone uno. Conocer las reglas, por supuesto, es vital. Sin embargo, este juego es algo más que tener unas cartas entre las manos. Tener la psicología necesaria para conocerse a sí mismo y a sus contrincantes es cuestión de seguir una serie de técnicas que, obviamente, son dignas de macerar.

Influencia de la serotonina y el estado de ánimo

La importancia de tener una actitud equilibrada cuando se juega al póker u otros juegos de casino online como el Black Jack es vital. Entrar en “tilt”, estado de confusión mental o a la frustración resultante después de que un jugador adopte una estrategia no favorable que, finalmente, torna su conducta cada vez más agresiva, es una fase de la que no se puede escapar en muchas ocasiones, aunque se puede controlar. Obviamente, se puede ganar o perder, pero optar por asimilar la frustración de la mejor forma posible se convierte en una obligación cuando se ansía alcanzar las más ambiciosas metas. Los buenos hábitos guardan mucha relación con el estado de ánimo de cada persona. Esto quiere decir que, si una persona no se cuida, el organismo se resiente, lo cual afecta a los neurotransmisores. Cualquier jugador, deportista, o persona que requiera una concentración extra, deberá llevar una vida equilibrada empezando desde dentro. El cerebro humano dispone de un 20% de serotonina, la hormona de la felicidad. El 80% restante se encuentra en las tripas, algo a tener en cuenta. El descenso de serotonina provoca decaimiento. Cuando un jugador siente cansancio y pérdida de la concentración, generalmente es debido a la carencia de serotonina. Esto es lo que suele provocar el “tilt”, ya que repercute en el sistema nervioso, pudiendo provocar sueño, desconcentración, irritabilidad, etcétera.

Optimizar el juego

Uno de los principales contratiempos de un jugador es la negatividad, la intolerancia la ansiedad y el miedo. Para controlar estos aspectos es importante empezar por educarse en ese campo fuera de la mesa de juego. Mantener una actitud equilibrada será una de las claves para sacarle mayor rendimiento a lo que le va a proporcionar una serie de ingresos, además de tener cierta habilidad en el juego, claro está. Está demostrado que mantener los niveles adecuados de serotonina y tener una alimentación correcta favorece la capacidad de concentración, algo obligado en este tipo de juego. Cuando se pierde en la mesa suele ser debido a malas jugadas y no a malas rachas. Por supuesto, la suerte tiene su papel, pero la concentración de cada jugador será el objetivo fundamental. Que el póker le resulte gratificante o no dependerá de la capacidad que se tiene de controlar el “tilt”. La importancia de marcarse límites ayuda a mantener el control de las ganancias. Cuando la partida resulte aburrida o sin expectativas, es mejor que abandone la mesa. Un buen jugador debe saber cuál es el límite emocional y económico que puede tolerar
Tener las ideas claras marcará la diferencia con los jugadores que poseen una actitud incontrolada e incluso agresiva. Tener la actitud adecuada requiere de concentración y esta, a su vez necesita, un estado saludable para garantizar la asimilación de ciertas presiones del juego.

Importancia de la psicología en el juego

Ya se sabe que los mejores jugadores de póker generalmente mantienen una actitud pasiva y tranquila. El autocontrol es quién determina la concentración, clave para alcanzar la idéntica y anhelada meta para todos los jugadores: jugar, disfrutar y ganar dinero en la medida de lo posible.
 

Vuelve a noticias